LOS ORÍGENES:

Hacia 1987, nuestro país atravesaba graves problemas económicos. A pesar de ello, hubo hombres que se preocuparon por realizar una obra que, en su evaluación del contexto, era imprescindible: la creación de una escuela pública de nivel medio en la localidad de Pilar.

Uno de los precursores del tema fue el Doctor Heraldo Garello, quién sostenía por ese entonces: “ las cosas se hacen, aún en situaciones de crisis, y se hacen de alma”. El Dr. Garello era Secretario de gobierno municipal y junto con el señor Intendente, Carlos Verduna, comenzaron a movilizarse preocupados por la situación que en el ámbito educativo exhibía Pilar: existía una sola institución educativa de nivel medio y era privada, por lo que se daba una migración constante de jóvenes cuyos padres no podían costear un arancel mensual, los que debían dirigirse a la vecina ciudad de Río Segundo o a otras localidades vecinas.

Tanto el Gobernador de la provincia, Eduardo César Angeloz como su ministra de Educación, Margarita Sobrino de Soriano y el director del Plan Emeta Arquitecto Rubén García Peyrano, tenían la voluntad política de crear escuelas cuyas modalidades respondieran a las características y demandas de las distintas regiones de la geografía provincial.

El proyecto de creación de nuestra escuela, fue presentado a la Honorable Cámara de Senadores el 16 de mayo de 1987 por los senadores departamentales Dr. Ricardo Luis Vallaza y Hugo Omar Gasparotto el cual fue aprobado sobre tablas el 28 de Mayo del mismo año por la Comisión de Asuntos Constitucionales y de Legislación e Instrucción pública.

La resolución ministerial fue expedida el 10 de marzo de 1989 lo que permitió que inmediatamente se iniciaran las actividades escolares.

El Dr. Garello con la ayuda del Inspector del área de escuelas agrotécnicas Sr. Dante Moro y el director del IPEA Nº 12 de Oncativo Sr. Jorge Petrello, comienzan a cubrir las vacantes con la lista de orden de mérito de la escuela antes nombrada y del IPET Nº 16 Álvarez Condarco de Río Segundo. La primera convocatoria se hizo para ocupar el cargo de Secretaria; desde ese momento y por casi 16 años, cumplió esa función la profesora Graciela Unía de Esquivel quién, según palabras del Dr. Heraldo Garello, “no tenía lugar ni escritorio para cumplir sus tareas” por lo que se le asignó un espacio en la Municipalidad. Ella comienza a cubrir los distintos cargos docentes con las listas anteriormente nombradas. Por tener mayor antigüedad en la docencia, la profesora de inglés Ana Lossano fue designada como primera directora del establecimiento.

Los profesores que dictaron clases en los inicios de la escuela fueron: María Graciela Pinotti (Castellano), Susana Vottero (Matemática), Silvana Petoletti ( Geografía), Graciela Borgonovo (Historia), Ricardo Sacilotto (E. Física), Néstor Sosa (Música), Fredy Daniele (E. Cívica), Mariano Liandro (E. Plástica), Osvaldo Massari (Horticultura), Liliana Meinardi (Botánica Agrícola), Ana Lossano (Inglés), Luisa Torres (Apicunicultura), Patricia Pasquini (Maestra de enseñanzas prácticas) y Lidia Salvucci (Suelo y Clima).

En los primeros meses de clases, la escuela no tenía campo para trabajar, es decir, para realizar las prácticas de las materias de la especialización, pero avanzado el año lectivo se comenzó a trabajar en la quinta del señor Santiago Daquet y las actividades áulicas se llevaban a cabo, primero, por la mañana, en un aula cedida por la escuela María Josefa González Casero y por la tarde, en un antiguo bar del Sindicato de Oficios varios situado frente a dicha escuela. Posteriormente, se trasladan a una caballeriza que era un tinglado con techos de chapa, arreglado a los fines de ser habilitada para dictar clases. Allí, funcionó primer año con 21 alumnos, de los cuales egresaron 3: Griselda Parra, Marisa Caballero y Cristina Quesada.

En el segundo año de funcionamiento de la escuela, en 1990, se alquiló una casa al señor Quintanilla, en 25 de Mayo 133, donde actualmente funciona la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC).

El inmueble, que la escuela ocupó hasta el 6 de abril de 2001, en la calle Dr. Julio Castellanos 608 (ex La Rioja 608) fue adquirido en 1990 por la Municipalidad de Pilar, en remate judicial. Esta quinta fue vista como un lugar apropiado para las actividades escolares de producción agrícola, por lo que se procede a desalojar a los ocupantes momentáneos para trasladar allí la escuela.

En el inicio del año escolar 1991, se trasladan al nuevo domicilio las actividades de nuestra institución. También se abre una nueva división de primer año y se recibe en comodato un tractor John Deere, modelo1962, que necesitaba repararse para ser usado. También comienza a funcionar el PAICOR, con una cocinera, la señora Julia Santana.

Los mismos precursores que gestionaron la apertura de la escuela, solicitan un campo de 28 hectáreas en las afueras de Pilar, repartiéndose para el uso de las prácticas del colegio y otras 20 has. para la Municipalidad.

En el primer año en el nuevo edificio, se recibieron en calidad de donación 30 bancos cedidos por la señora de Domínguez. Al año siguiente dona 30 bancos más, procedentes de Río Segundo.

En el mes de Octubre de 1991 se impone el nombre de Eduardo Olivera a nuestra escuela.

NUESTRA ESCUELA RECIBE UN NOMBRE


El día 5 de Octubre de 1991 se realiza el acto de imposición del nombre a nuestra escuela, un paso más hacia su identidad como institución educativa y a partir de ese día pasa a llamarse Instituto Provincial de Educación Agropecuaria Nº 35 Eduardo Olivera. Estuvieron en ese acto, el señor Inspector de enseñanza agropecuaria señor Dante Moro, además de autoridades locales y representaciones de escuelas del medio.

Para nuestra Institución fue y será siempre un orgullo, llevar el nombre de un precursor en la educación agropecuaria como lo fue don Lisandro Eduardo Marcelino del Corazón de Jesús Olivera, quién había viajado a Europa a mediados del siglo XIX para adquirir conocimientos sobre las actividades agropecuarias, a tal punto que realizó estudios en el colegio francés de Grignón, aunque por cuestiones económicas no pudo obtener su título de Ingeniero Agrónomo. Recorrió varios países europeos para obtener una concepción acabada de las posibilidades que ofrecía la explotación agropecuaria, aplicándolas a su regreso en nuestro país.

En el desempeño de la función pública, participó en proyectos muy importantes como la realización de la Exposición Nacional de Máquinas agrícolas en 1871 que se llevó a cabo en la zona de Río Segundo en cuyos campos aledaños se realizaron las prácticas agropecuarias de la muestra.

Fundó la Sociedad Rural Argentina y fue su primer presidente. Formó el primer instituto agronómico argentino y creó un parque de culturas comparadas que le permitió mostrar a sus compatriotas los distintos modos de trabajar la tierra.

LA PRIMERA PROMOCIÓN Y EL CRECIMIENTO CONSTANTE


En el año 1993, al finalizar el año lectivo la escuela festejó el egreso de la primera Promoción de Bachilleres y Peritos Agropecuarios, Plan de estudios 7106/81 y ellos fueron 9 alumnos: CABALLERO, Marisa Gabriela, CREUS, Silvana Elizabeth, CUFFIA, Fernando Eugenio, IVETTA, Federico Sebastián, PALACIO, Juan José, PARRA, Griselda Verónica, PAVESIO, Diego Alejandro, PERIOTTI, María José y QUESADA, Cristina del Valle.

Pero este gran logro para nuestra escuela no fue el único ya que en ese mismo año se habían establecido definitivamente las actividades de la huerta escolar, había gallineros y conejeras y hasta cajones de colmenas que se obtuvieron por donaciones varias.

La escuela seguía adelante con su especialidad, con las posibilidades que tenía a su alcance y con el gran esfuerzo y tesón de los profesores. También se había ampliado el edificio; desde el año 1992 estaban en funcionamiento el comedor, 2 aulas y sanitarios nuevos, construidos con el aporte de la Municipalidad, todo motivado por el aumento constante de la matrícula que desde los inicios hasta fines de 1993 se incrementó en 100 alumnos.

A partir del ciclo lectivo 1994 cesa en sus funciones directivas la profesora Ana Lossano, asumiendo en ese cargo la Ingeniera Agrónoma Liliana Meinardi, hasta 1995.

LA REFORMA EDUCATIVA EN NUESTRA ESCUELA


En el marco de la Ley Federal de Educación 24.195, nuestra escuela recibe alumnos que comienzan a cursar el C.B.U en marzo de 1996 que es un año de gran crecimiento de la matrícula por lo que es necesario abrir en el turno tarde un segundo año, división “B”, a la vez que se reabre primer año “B” en 1997.
También se pone en marcha el Ciclo de Especialización, con orientación en producción de Bienes y Servicios y suborientación en producción agropecuaria, no solo por el plan de estudios vigente en la escuela sino también porque las encuestas realizadas en la comunidad y los sondeos sobre las demandas laborales así lo requerían.

Para esta época la escuela muestra otra fisonomía, que dista muchos de la de sus comienzos, no solamente en su aspecto edilicio sino que ha acrecentado la cantidad de alumnos y también de docentes.

El año 1996 no solo trae cambios en los planes educativos y la extensión de la obligatoriedad escolar hasta tercer año para los alumnos, sino que también la institución cambia de director. Desde comienzos de 1995 y hasta fines de 1996 había estado a cargo de la escuela el Ingeniero Ricardo Audisio quién renuncia a su cargo asumiendo como nuevo director el Ingeniero Carlos Agazzini, cuya labor se extiende hasta marzo de 1998.

La Municipalidad de Pilar dona en el año 1996 la manzana donde estaba asentada la escuela y se inicia la construcción del galpón.

También en ese año 1996, el IPEA Nº 35, en el marco de la Reforma educativa cambia su designación por disposición del Ministerio de Educación. Desde entonces se lo designa IPEM Nº 243, manteniendo la identidad de Eduardo Olivera.

1998, SIGUE EL CRECIMIENTO

Nuestra escuela necesitaba imperiosamente oficinas para la administración ya que desde que comenzó a funcionar en este edificio compartían un espacio muy reducido la Secretaría y la Dirección. La Preceptoría tampoco contaba con un recinto apropiado para las tareas propias de esta área. En un esfuerzo mancomunado de la Cooperadora escolar, los docentes y la Municipalidad de Pilar, se lograron edificar estas oficinas tan necesarias. Además, se levantaron las paredes del galpón que, en realidad, hasta ese entonces era un tinglado y se le cambió la cara a nuestra escuela, pintándola.
También se construyó un invernadero y, lo más importante, nuestra institución comienza a mostrarse a la comunidad, dando a conocer las tareas y los logros que realiza cotidianamente y ofreciendo una alternativa educativa para los adolescentes de la zona.

En ese mismo año cambia la dirección de la escuela; la profesora Stella Marys Moreno asume como nueva directora a principios del año lectivo 98 y nostálgicamente se despide la última promoción de bachilleres y peritos agropecuarios.

La escuela crece, pone en marcha proyectos de huerta, producción de plantines y flores y los alumnos realizan prácticas concretas de su especialidad.
La escuela adquiere otro cariz, más poblada, con intensa actividad y mucha voluntad para seguir adelante. Los avances y retrocesos son propios del crecimiento, de la búsqueda de identidad y, por sobre todo, conforma un acervo de experiencias que ayudarán a encontrar un cierto equilibrio a la institución que no es ajena a las circunstancias que la sociedad argentina vivió.

1999, UNA NUEVA ORIENTACIÓN:

Luego de una encuesta comunitaria e institucional y de una intensa gestión en la Dirección de Educación Media, se logra, hacia fines de 1998, la aprobación de una nueva Orientación para nuestro Ciclo de Especialización. Los resultados de las encuestas habían sido categóricos, nuestra escuela necesitaba anexar una nueva orientación para dar respuesta como única escuela secundaria pública a todos aquéllos alumnos que tuviesen otros intereses además de la Producción Agropecuaria. Luego del sondeo realizado, la orientación más votada por la población de nuestra Ciudad fue la de Humanidades, con Orientación en Ciencias Sociales. Se conformó entonces un grupo de trabajo conformado por docentes de Ciencias Sociales, bajo la coordinación de la profesora Daniela Navarro que comenzaron a organizar el nuevo Proyecto Educativo para el Ciclo de Especialización de nuestra escuela que fue aprobado por el equipo técnico de la D.E.M.ES. e implementado durante el año 1999 en una nueva división de 4° Año “B”; en el 2000 5° “B” y en el 2001 6° Año “B”, alumnos que se constituyeron en los primeros egresados con el título de “Bachilleres Orientados en Humanidades con Especialidad en Ciencias Sociales”. Este proyecto tenía como campo ocupacional “Educación” con algunas asignaturas orientadas hacia el área de “Comunicación Social” para ofrecer al egresado de un panorama más amplio en su salida laboral al finalizar su educación media. Se iniciaba así una nueva etapa para nuestra institución con dos orientaciones a las que había que hacer crecer y fortalecer para que juntas constituyeran un futuro promisorio para los jóvenes de Pilar.

UN OBJETIVO COMÚN-LA CCONSTRUCCIÓN DE UN NUEVO EDIFICIO ESCOLAR .

Con dos orientaciones la escuela crecía incesantemente. La cantidad de alumnos en los primeros cursos hacía prever un crecimiento sostenido y constante y comenzaron a notarse cada vez más las limitaciones del viejo edificio escolar que, aunque se le habían anexado nuevas instalaciones (dirección, secretaría y preceptoría), se había pintado toda la escuela, refaccionado los techos y provisto de un piso de cemento al patio central no se daba respuesta en modo alguno a necesidades escolares cada vez mayores. Se comenzaron entonces las gestiones para la construcción de una nueva escuela. Se iniciaron gestiones a través del entonces Ministro de Educación del gobernador Ramón Mestre, el Dr. Jorge Pérez. El ministro visitó nuestra escuela prometiendo un nuevo edificio escolar, un nuevo sistema de riego, un invernadero y un colectivo para trasladar los alumnos al campo experimental de la escuela. Desafortunadamente al año siguiente cambió el gobierno sin haberse cumplido ninguna de estas promesas. Se reiniciaron entonces las gestiones a través de las nuevas autoridades encontrando en la persona del intendente Don Héctor Hugo Gamaggio un importante aliado quien tomó el proyecto del nuevo edificio escolar como propio y acompañó a las autoridades escolares liderando el proyecto a través de intensas gestiones que rindieron por fin su fruto. Finalmente, en el 2000 se iniciaron las obras de construcción e inauguramos nuestro nuevo edificio escolar el 7 de mayo de 2001 con una importante acto al que se invitó a toda la comunidad e instituciones de Pilar y Río Segundo. Asistieron a este acto el Gobernador Dr. José Manuel de la Sota, el Ministro de Educación Dr. Juan Carlos Maqueda, el Ministro de Obras Públicas Dr. Carlos Caserio, el Senador Dr. Francisco Fortuna, el Intendente Municipal, autoridades del Concejo Deliberante y del Tribunal de Cuentas, Secretarios Municipales, la Inspectora General de D.E.M.E.S., la inspectora regional, directoras de escuelas de la zona acompañadas de representantes de alumnos y banderas de ceremonia y por supuesto toda la comunidad educativa de nuestra institución. Un acto inolvidable al que asistieron todos compartiendo este hito tan importante en la vida de nuestra escuela.

LA VIDA EN LA NUEVA ESCUELA:

El nuevo edificio escolar cambió la vida de nuestra institución. El edificio no solamente era amplio, luminoso y adecuado con todas las comodidades y seguridad necesarias (matafuegos, alarma), con aulas para clase y aulas taller, baños para alumnos y profesores, un baño para discapacitados, galerías, laboratorios, comedor, sala de multimedia, computación, Gimnasio y salón de actos, playón deportivo, cantina, sala para elementos de Educación Física, Oficinas de administración (dirección, vicedirección, secretaría, sala de profesores, preceptoría, office, archivo, box de consulta, gabinete psicopedagógico), sino que, además estaba completamente equipado con bancos, sillas, pizarrones, equipos de audio y video, libros, equipos de laboratorio, elementos de educación física, computadoras, escritorios, ficheros, etc. Comenzamos aquí una nueva vida con grandes expectativas de mejora y un futuro más que promisorio. Debimos aprender a cuidar los elementos y también a usar el instrumental disponible que, como nunca antes lo habíamos tenido, no sabíamos como usarlo. También necesitábamos más personal en administración y para el cuidado de las nuevas instalaciones.

LAS CONDICIONES CAMBIAN, LOS OBJETIVOS SE EXPANDEN, LAS NECESIDADES PERSISTEN :

El contar con el nuevo edificio nos hizo crecer aún más en cantidad de alumnos. Año a año, la matrícula de primero y segundo año crecía cada vez más. Sin embargo, la gran deserción en estos primeros años significaba que menos de la mitad de los alumnos que ingresaban en los primeros años terminaba sus estudios en el Ciclo de Especialización. Era necesario contar con nuevo personal para el control de la disciplina y el seguimiento de los alumnos con dificultades y se comenzó a gestionar la creación de nuevos cargos de preceptor, pro secretario, vicedirector, auxiliares pedagógicos y psicólogos y también de ayudantes técnicos, de laboratorio y bibliotecarios que pudiesen atender las nuevas instalaciones de gabinete de computación, laboratorios y biblioteca disponible. También se dificultaba la limpieza de un edificio tan grande ya que nuestra escuela no tenía ningún cargo de auxiliar de limpieza en su planta funcional y se paliaba el problema apelando a los planes trabajar y luego a los planes jefes y jefas de hogar para lograr tener la escuela en las condiciones higiénicas adecuadas.

AYUDANDO AL QUE SE AYUDA:

La deserción no era un problema menor. Tener un nuevo edificio no cambiaba la situación de quienes día a día sufrían necesidades económicas que dificultaban su continuidad escolar. Era necesario incorporar planes de ayuda que garantizaran las mismas oportunidades para todos los alumnos. Así se ampliaron las raciones en el comedor P.A.I.COR. (actualmente contamos con 220 raciones), y se distribuyeron año a año guardapolvos y zapatillas primero y zapatillas después como parte de este programa de asistencia. Sin embargo, muchos alumnos no contaban con los elementos necesarios para trabajar en clase y la tan ansiada equidad, justicia y atención a la diversidad, no tenían lugar en nuestra institución. Esta situación se reflejaba permanentemente en los diferentes trabajos de investigación sobre deserción y rendimiento escolar realizados por los alumnos en el Ciclo de Especialización de Ciencias Sociales. Luego de muchos años de gestión y consultas sucesivas con las autoridades de turno, y con diferentes instituciones, en el año 2002, se logró la incorporación de nuestra escuela la Plan Nacional de Becas Estudiantiles, Plan que entregaría a los padres de alumnos con necesidades económicas insatisfechas una beca de $ 400.- por año en dos cuotas de $ 200.- El Programa incluía, además un Proyecto Institucional de Retención que debían realizar los docentes con un financiamiento de $ 3.- por alumno y una importante provisión anual de libros. Actualmente este programa asiste a más de 130 alumnos cada año.

TRABAJANDO SE PUEDE:

En el año 2003, y luego de intensas gestiones con el intendente Municipal Don Héctor Hugo Gamaggio, logramos que la Municipalidad autorizara a nuestra escuela para poner en condiciones productivas y trabajar 20 has. de tierra que la Municipalidad tenia en comodato del Ministerio de Educación de la Provincia y que se tenían abandonadas desde que se suspendió el proyecto del autódromo Municipal en nuestra ciudad. Las nuevas tierras estaban cubiertas con arena y llenas de escombros, neumáticos, malezas y basura pero nuestra cooperadora realizó la inversión y los trabajos pertinentes para recuperar estas tierras para la producción y se anexaron a las 26 has que ya estaba trabajando el colegio completando una importante unidad productiva que año a año permite la construcción de nuevas instalaciones para la producción agropecuaria para la cual no había inversiones desde el gobierno hacía mucho tiempo como así también la compra y reposición de elementos didácticos para el dictado de clases y las reparaciones edilicias necesarias.

AÑO A AÑO, NUEVAS INSTALACIONES:
image008.jpg
Con este importante flujo económico, la cooperadora de nuestra institución contrata en el año 2002, la construcción de un galpón de pollos para la producción de pollos parrilleros y se cierra completamente el techo del galpón grande; en el año 2003, se contrata la construcción de un invernadero anexo al edificio escolar en el que también participan alumnos de la escuela como pasantes; en el año 2004, se realiza el alambrado olímpico de todo el predio de práctica intensiva de producción agropecuaria y se rectifica totalmente la pick up Ford F100, donada por la Secretaría de Comunicaciones y que se tenía abandonada hace años; en el 2005, se instala una bomba trifásica se colocan los tanques y cañerías que surten de agua a todas las instalaciones de producción intensiva. También se realiza una nueva instalación eléctrica de toda el área colocando un nuevo medidor separado de las instalaciones del antiguo edificio escolar actualmente ocupado por la extensión áulica universitaria de la Universidad Nacional de Villa María. Para el año 2006, ya se ha contratado la construcción de un nuevo galpón para la producción de conejos provenientes de una donación recibida de un microemprendimiento fallido de los planes Jefes y Jefas de hogar que ya tenemos en la escuela.

MAS PERSONAL, MÁS EFICIENCIA :

Desde 1998, se realizaron todos los años intensas gestiones para la creación de nuevos cargos para nuestra planta funcional. Lentamente se fueron logrando algunos cargos y actualmente contamos con 4 (tcuatro) nuevos cargos de preceptor, de los cuales un personal realiza las tareas de bibliotecaria en el turno tarde; 3 (tres) nuevos cargos de M.E.P.; 1 (un) cargo de Ayudante Técnico y 1 (un) cargo de Vicedirector que han mejorado sustancialmente las condiciones de administración en la escuela.

MÁS ALUMNOS, NUEVAS DIVISIONES:

Cuando nos mudamos al nuevo edificio, en el año 2001, nuestra escuela contaba con 2 (dos) divisiones de primer año, 2 (dos) divisiones de segundo, 2 (dos) divisiones de 3°, 2 (dos) de 4°, 2 (dos) de 5° y 2 (dos) de 6° año. Un total de 12 (doce) divisiones. Ese mismo año se abrió una tercera división de 1° Ano y al año siguiente una nueva división de 2°. Finalmente en el 2005 y frente a una importante matrícula de 120 (ciento veinte) alumnos en primer año, se gestiona y obtiene una cuarta división de 1° año. Actualmente nuestra escuela cuenta en total con 15 (quince) divisiones y un total de 418 (cuatrocientos dieciocho) alumnos y 68 (sesenta y ocho docentes).

PROYECTO EDUCATIVO INSTITUCIONAL: NUEVOS PROYECTOS DE MEJORA :

Desde 1998, se comenzó a trabajar en un Proyecto Educativo Institucional que año a año fue introduciendo nuevas modificaciones Al contar con equipamiento, instalaciones y material didáctico apropiados para trabajar con los alumnos se comprendió que no era suficiente contar con todos los elementos materiales y las instalaciones necesarias para lograr una mejor educación para todos. Los recursos materiales son importantes y sin ellos no puede lograrse calidad educativa pero por sí solos no constituyen una garantía de mejora. Era necesario contar con un plan, una organización, un Proyecto Educativo Institucional coherente y actualizado que estableciera no solamente objetivos y contenidos de enseñanza, sino también que estableciera funciones de cada uno de los agentes educativos, un reglamento interno para alumnos, padres y docentes y líneas de acción institucionales que coincidan con las políticas educativas establecidas desde el gobierno.

INTERCAMBIO EDUCATIVO CON LOS ESTADOS UNIDOS:

En los años 2004 y 2005 se realiza un intercambio educativo de directivos con los Estados Unidos de Norteamérica. A través de la Fundación Fulbright y de la Agencia Córdoba Ciencia, la directora del establecimiento viaja a los Estados Unidos en el año 2004 y en el año 2005 se recibe la visita de Amos Kornfeld, director de una escuela de Tunbridge, Vermont. Durante el mes de estadía de la directora Stella Marys Moreno en los Estados Unidos, se hace cargo de la dirección de la escuela la profesora Liliana Carabante. De este intercambio surge un nuevo proyecto de mejora y optimización de recursos. “Hacia una Nueva Cultura Institucional” que mejoró los reglamentos existentes y propició un proyecto de ambientación de las aulas. En el año 2006, se comienza a trabajar en aulas ambientadas: Ciencias Sociales, Lengua e Inglés, Matemática, Tecnología, Educación Artística, Producción Agropecuaria. Ciencias Naturales e Informática.

FORTALECIMIENTO DEL SISTEMA EDUCATIVO: INNOVACIONES PARA 1° AÑO DEL C.B.U.

En el año 2005 se ingresa al proyecto de Fortalecimiento del sistema educativo comenzando a planificar y trabajar por áreas. Se realizan adecuaciones curriculares en todas las asignaturas, especialmente en las áreas de Ciencias Sociales, Ciencias Naturales y Educación Artística. El objetivo, mejorar los niveles de aprendizaje en el C.B.U. y disminuir la repitencia y la deserción.

RECUPERANDO LA ESCUELA TÉCNICA:

Hacia el año 2004, se inician a nivel provincial las gestiones para ingresar al proyecto de “Actualización de escuelas Técnicas”. Nuestra institución ingresa al mismo en el año 2005 elaborando un proyecto de Horticultura para primer año del C.B.U. Ese año se recibe un financiamiento para la compra de herramientas y otros materiales para la puesta en marcha del proyecto, se elabora el proyecto para segundo año y los presupuestos para el financiamiento general del proyecto de 1° a 6° Año y se construye un tinglado para la producción de conejos. En el 2006 se formula el Plan de Mejora Institucional y se presupuestan mejoras edilicias e inversiones en nuevas instalaciones, herramientas y equipos. Se recuperan luego de un fuerte cuestionamiento las aulas y espacios del antiguo edificio escolar que había ocupado la Extensión áulica Universitaria recuperándose estos importantes espacios para la ejecución de los talleres necesarios para el proyecto. Se encuentra en ejecución la refuncionalización del galpón, un taller de reparación de herramientas, una sala de faena, dos silos, depósitos y oficinas. En el 2007 se reformula el Plan de mejora y se elabora el presupuesto para la construcción de espacios en el campo experimental, la compra de herramientas y maquinaria necesaria para equipar el área. En este mismo año comenzamos con pasantías no rentadas para los alumnos de 6º año en la Facultad de Ciencias Agropecuarias y el INTA Manfredi.
IGUALDAD DE OPORTUNIDADES Y BECAS INET:

En el marco del Proyecto de actualización de Escuelas Técnicas, nuestra institución gestionó el financiamiento de abonos de trasnporte escolar para alumnos de escasos recursos que viven en zonas alejadas y que debían trasladarse en bicicleta o a pié por lugares de riesgo (ruta nacional Nº 9, ruta Provincial Nº 13) durante más de diez cuadras. También se gestionaron becas de ayuda económica para alumnos de escasos recursos del ciclo de especialización. Actualmente se entrega un subsidio de $ 800.- y se han adquirido kits de herramientas para uso de todos los alumnos. Del mismo modo se obtuvieron recursos para mejorar las condiciones de seguridad, sanidad e higiene y adecuar nuestra institución a las normas de seguridad de las leyes vigentes.

PROMSE:

En el marco del Programa para el Mejoramiento del sistema Educativo (PROMSE), nuestra escuela ha proyectado la capacitación de los docentes para la contención de los alumnos con problemáticas sociales y económicas y el diseño de estrategias de mejora educativas. También está a punto de implementarse el Proyecto de Tutorías para segundo año habiéndose ya designado tres tutores, uno para cada segundo año a fin de mejorar la retención educativa.

Todavía queda un largo camino por recorrer y mucho que mejorar para la optimización del servicio educativo. Queda pendiente la conformación de un gabinete psicopedagógico que nos ayude a contener a los alumnos con problemas. La escuela está quedando chica ante el ingreso de nuevos alumnos cada año. Sin embargo las condiciones de trabajo han mejorado considerablemente y en este año 2007 se inicia una nueva etapa, en la que, por primera vez la escuela cuenta no solo con las instalaciones adecuadas y el personal administrativo y técnico necesario, sino también con un equipo directivo (directora y vicedirectora) responsable del futuro educativo de la institución.